El seleccionado argentino masculino de vóleibol le ganó a Brasil por 3 a 2 (25-23, 20-25, 20-25, 25-17 y 15-13) y conquistó la medalla de bronce de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Con este resultado, Bruno Lima, Matías Sánchez y Federico Pereyra se metieron en la historia grande del deporte sanjuanino y argentino.

Matías Sánchez  no pudo evitar la sonrisa al hablar del bloque final de Agustín Loser que le dio a Argentina su segunda presea de bronce en los Juegos Olímpicos: “Cuando fue el último punto se me nubló la vista y se me puso piel de gallina. Nunca había sentido algo así. Es increíble y no hay forma de explicarlo. Vamos a caer dentro de un tiempo largo de lo que logramos, que es grandísimo”.

Además, el armador sanjuanino del Tourcoing francés resaltó: “Fue un gran momento para ganar una medalla y que el deporte no se caiga”.