Cuando el sanjuanino Gastón Pastén completó este jueves en la madrugada la tercera etapa, sabiendo que en pocas horas tenía que embarcarse en el durísimo tramo San Salvador de Jujuy - Tupiza (Bolivia), empezó a dar vuelta en la cabeza del equipo la posibilidad de jugar una ficha que prevé la organización del Dakar: evitar el circuito de las Dunas de Capricornio a cambio de una penalización de 12 horas.

 

Finalmente, Pastén optó por preservar el estado del vehículo y asegurarse llegar a la meta. Así y todo, lo hizo en el puesto 18, quedando como el segundo mejor argentino aunque esto en la estadística poco vale.

 

#371 Gastón Pastén

 

Con la máquina #371 ya en mano de los mecánicos alistándola para otro tramo duro como es el que harán este viernes y que unirá las ciudades bolivianas de Tupiza y Oruro, a una altitud donde los vehículos suelen sufrirla.