Sospechas. Es la que había en este Mundial, por ejemplo, sobre el gran rendimiento físico de Rusia, algo que quedó desacreditado.



La FIFA informó que no ha aparecido ningún positivo en los más de 2.000 controles antidopaje efectuados hasta la fecha desde enero de 2018 y en lo que va del Mundial de Rusia.

En un comunicado emitido ayer, cuando quedan tan sólo por disputarse los partidos por el tercer y cuarto puesto y la final, señala que el programa puesto en marcha este año ha sido el mayor desarrollado para una Copa del Mundo y desarrollado de acuerdo con la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Recuerda que la FIFA estableció un grupo de pruebas preliminares de más de 1.500 jugadores que eran potenciales participantes en el Mundial de Rusia, para lo que se trabajó también en contacto con las organizaciones nacionales antidopaje y las federaciones, lo que incrementó los controles. Las pruebas se complementaron con el uso por parte de la FIFA del pasaporte biológico de los deportistas. La unidad de gestión de este sistema, compuesta por expertos independientes, ha revisado los datos de todos los jugadores para analizar si había desviaciones que pudieran indicar un uso indebido de drogas.

 


Estadísticas
 

Según la FIFA, desde enero de este año se han hecho por parte de la misma, asociaciones nacionales y confederaciones un total de 2.037 controles, que produjo 3.985 muestras (1.928 de orina, 1.031 de sangre y 1.026 de suero). 2.761 muestras fueron recogidas directamente por la FIFA en controles sin previo aviso y 626 durante la competición.