La convocatoria a elecciones en la AFA que realizó el frente de dirigentes del ascenso y del interior para febrero preocupa a muchos de sus pares de Primera ante una posible desafiliación de la FIFA. ‘Se está tirando mucho de la cuerda.

Sería un golpe muy duro‘, disparó el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens.

Lammens reflejó el pensamiento de muchos dirigentes de los principales clubes del fútbol argentino, sobre todo de los más poderosos, que esperan con preocupación el pronunciamiento de la FIFA tras la convocatoria a elecciones.

Hasta Claudio Tapia, referente del ascenso y acaso el principal candidato a presidir la AFA, advirtió sobre la posibilidad de una sanción. ‘Puede que FIFA nos desafilie, ojalá que no‘, lanzó Tapia en una entrevista con el canal TyC Sports.

Tapia es el máximo referente del frente del ascenso que el jueves consiguió los 50 asambleístas necesarios para convocar a una asamblea extraordinaria, en la que se elegiría el nuevo presidente de la entidad y se modificaría el estatuto.

Pero saben Tapia y los dirigentes que a la FIFA no le causará ninguna gracia la forma en la que se convocó a elecciones y, mientras esperan la posición oficial de la FIFA, advirtió sobre la posibilidad de una sanción.