El español sorprendió al campeón del mundo en el último suspiro. Hoy suben al Alto de la Covatilla, en la primera cita con la alta montaña

 

El murciano Alejandro Valverde (Movistar Team) logró ayer su segundo triunfo de etapa en La Vuelta al imponerse al campeón del mundo Peter Sagan (Bora-hansgrohe) en un sprint agónico en el final de la octava etapa, la tercera más larga de esta edición con 195,1 kilómetros entre Linares y el Parque Minero de Almadén. El ganador de La Vuelta 2009, que marcha segundo en la clasificación general, descontó 10 segundos más al lider Rudy Molard en la que fue la etapa previa a la alta montaña.

La fuga del día la protagonizaron Tiago Machado (Katusha), Jorge Cubero (Burgos-BH) y Héctor Sáez (Euskadi-Murias). El trío llegó a tener 12 minutos de ventaja en el Alto de Españares (3ra categoría), pero fue neutralizada por los equipos de los embaladores cuando faltaban 6 kilómetros para la meta.

En la definición trató de sorprender el joven sprinter español Iván García Cortina (Bahrain-Merida), acelerando a casi 1 kilómetro de la raya, Sagan lo equiparó y cuando parecía que definiría apareció Valverde para batirlo.

 

Ganador sorprendido


"La verdad es que sí me he sorprendido a mí mismo. Me habían dicho que era muy duro y que "atentos, que les pueden picar hasta tiempo". Y yo dije "no voy a disputar la etapa, voy a limitarme a no perder tiempo". Y mira, le he aguantado la rueda a Sagan; he podido ir a su rueda, a su rueda, y luego remontarlo. Yo sé que estoy bien, pero me ha sorprendido", comentó Valverde ante los micrófonos de Teledeporte.