Última etapa. La quinta etapa unió La Rioja con San Juan, en un tramo que pasó por varios tipos de terreno.



En este tipo de carreras, el reto es terminar, sobreponerse a las adversidades, a las dificultades del terreno, a los inconvenientes de los vehículos, al cansancio y también al peligro. Después, el bono extra pasa por lograr una buena posición. Se trata del Desafío Ruta 40, que integró el Dakar Series y fue válida por el Campeonato Mundial de Rally Cross Country FIM, que ayer finalizó en la provincia tras cinco exigentes etapas. San Juan vio completar la prueba a sus tres representantes, que cumplieron una destacada actuación: Alberto Puchi Ontiveros finalizó 10mo en la clasificación general de Motos y Pablo Galoviche quedó 17mo; mientras que Alejandro Puyg se ubicó 13ro en Autos.

El Desafío Ruta 40 se había largado el lunes pasado en Tucumán y a lo largo de sus etapas fue avanzando por Catamarca y La Rioja, antes de recalar ayer en San Juan. Fueron en total cinco parciales, uno de las cuales se desarrolló íntegramente en el desierto de Fiambalá, con un total de casi 2.290 kilómetros (entre carrera y tramos de enlace).

El ganador en Autos fue Sebastián Halpern; en Motos el vencedor fue el portugués Paulo Goncalves; en Quads 4x2 se impuso Nicolás Cavigliasso y en Quad 4x4, Julio Estanguet.

La última etapa se largó ayer por la mañana en Villa Unión, La Rioja, y se desarrolló en Jáchal. Fue un tramo que combinó ríos secos, un salar, caminos de montaña, huellas apenas marcadas y fueras de pista, quizás con menos navegación que las etapas anteriores pero igual de dura. Los pilotos llegaron en enlace hasta el estadio Aldo Cantoni, en el que fue montada la rampa de llegada y se realizó la ceremonia de premiación, para cerrar la décima edición. 

 


Ontiveros suma
 

>

 

Alberto Puchi Ontiveros estaba feliz. Se metió en el top 10 de la clasificación general, está a la vanguardia del Argentino de Rally Cross Country y ayer cerró su séptima participación en el DR40. "Además quedé 10mo en esta prueba que también fue válida por el Mundial, algo que no se da todos los días", señaló Puchi. "Fue una carrera dura, con tramos muy exigentes y para mí implicó conocer mi nueva moto (una Beta RR), clave para afrontar el próximo Dakar", señaló el experimentado piloto.

 

 


Sabor a revancha

 

 

En 2017, Pablo Galoviche vivió la crudeza del DR40: su moto tomó temperatura y se prendió fuego. Pero ayer, el sanjuanino domó a la carrera. "Este Desafío tenía sensación de revancha para mí. Me costó recuperarme de esa pérdida, pero cuando ahora pasé por el mismo lugar de aquel incendio sentí una gran sensación", expresó. "No es una carrera fácil, hay muchos abandonos, gente que hasta se fractura en competencia, por eso es increíble poder terminar", dijo.

 


En las 4 ruedas

 

 

Alejandro Puyg corrió dos DR40 en motos y este año debutó en Autos, lo que también fue un reto. "No fue sencillo porque no tuvimos asistencia así que terminábamos cada etapa y reparábamos nosotros mismos la camioneta, que para colmo sufrió tres veces la rotura de la suspensión. En la última etapa el motor se paró y tuvimos que terminar remolcados (por otra competidora, algo que está permitido)", aseguró Pyug. "Sin embargo, con mi navegante disfrutamos cada tramo, fue increíble", añadió.