Seguro. D"Onofrio, presidente de River, junto al arquero Franco Armani en el momento de la renovación del contrato.

Franco Armani, el arquero del seleccionado argentino pasó ayer al mediodía por las oficinas de River Plate y renovó su contrato hasta 2022 con una importante suba en la cláusula de salida: pasó de 8 a 15 millones de dólares limpios para el club.

Armani viajó anoche con la Selección argentina a Barcelona para seguir con la preparación de cara al Mundial de Rusia 2018. Pero antes le dio tranquilidad a todo River poniendo la firma. Así, cualquier club que lo quiera comprar tendrá que pagar 20 millones de dólares brutos (15 millones netos para River).

"Estoy muy feliz por esta oportunidad y agradecido de tanto apoyo que me dieron los hinchas de River desde que llegué", dijo a la salida del Monumental. "River me dio la posibilidad de llegar a la Selección y estoy muy agradecido, no dudé en ningún momento de renovar el contrato", dijo.

Ahora, en la cabeza de Armani está el Mundial. Tendrá que pelear mano a mano con Willy Caballero para ser titular. Y sobre este desafío contó: "Voy a dar lo mejor de mí para tener una oportunidad. Es un sueño cumplido".

Antes de arribar a Barcelona para continuar con la puesta a punto de cara al Mundial, Wilfredo Caballero se remitió a la pelea con Franco Armani y Nahuel Guzmán por la titularidad. Y en esa sintonía, el arquero del Chelsea no tuvo reparos en elogiar a sus colegas. "La competencia con los mejores arqueros de Argentina va a sacar mi mejor nivel. La confianza le puede dar seguridad a algunos, y a otros los puede relajar. Yo creo que lo mejor, siempre, es tener a los mejores para competir y estar a la altura", comentó.