El alma del equipo. El uruguayo Rodrigo Mora se puso el equipo al hombro en los momentos adversos y mediante su juego, River llegó al empate. En Brasil, en un encuentro que se jugó sin público, el Millo rescató una valiosa igualdad que sirve para cortar la racha de derrotas consecutivas.

Intentando salir de la crisis futbolística que vive, River Plate fue pura actitud y voluntad en Brasil y en cancha de Botafogo, logró un valioso empate ante Flamengo en un partido válido por la primera fecha del Grupo 4 de la Copa Libertadores de América. El punto resulta interesante porque significó un empujón anímico sabiendo que el Millonario siempre se encontró en desventaja pero tuvo las armas necesarias para tener reacción inmediata y evitar la derrota.

El primer tiempo fue muy pobre. Con muchas imprecisiones, donde los dos equipos equivocaban los caminos y jugaban siempre lejos de los arcos, tanto que la única jugada clara de gol se dio cuando finalizaban esos primeros 45 minutos. River, si bien tuvo la iniciativa en el comienzo, no fue más que eso: pura voluntad pero sin fútbol. Lo mismo reflejó Flamengo, que quizás por ser el local debió arriesgar un poco más pero tampoco lo hizo y los dos protagonizaron una primera parte para el olvido. Recién a los 44", Mora con un tiro libre desde 40 metros que pasó por encima de la barrera y se fue apenas por encima del travesaño, fue la jugada más peligrosa de esta etapa.

De visitante River acarreaba tres derrotas, todas por la Superliga.

En el complemento, el equipo de Gallardo fue más. A los 5" un córner de Mora desde la derecha al segundo palo casi conecta Pratto, pero el delantero le dio de zurda como venía y la pelota se fue desviada. Para colmo, Ponzio en el intento de rechazar le cometió infracción a Diego y el árbitro sancionó penal que dos minutos después, Dourado cambió en el 1-0 a los 8". River se levantó rápido del golpe y apenas 2" después llegó la reacción cuando tras un centro de De La Cruz, Mora de cabeza puso las cosas como al principio. De ahí en más el encuentro pasó a ser entretenido, de ida y vuelta. River pudo ampliar la ventaja a los 17" pero Mora falló en la definición. Pero Flamengo también comenzó a mostrar lo suyo y a los 21" cuando Martínez Cuarta dejó sin marca a Everton en el área, el brasileño remató cruzado ante la salida de Armani y puso el 2-1. El Millonario aun así nunca se dio por vencido y cuando ya corría la recta final, sobre los 42", tras un mal rechazo de la defensa de Flamengo Armani como venía, metió un sablazo inatajable para Alves que decretó el 2 a 2 final. 

River terminó sumando un valioso empate, sobre todo en lo anímico, porque sumergido en una crisis de la que no logra levantar en la Superliga y en la antesala del superclásico ante Boca, el empate vale y mucho, no por lo que suma en la tabla de la Copa, sino por la forma en la que se dio.