Festejar una victoria en Albardón se ha convertido en una sana costumbre para Emanuel Saldaño. El Chino, capitán del equipo Palmar del Lago logró ayer su tercera victoria consecutiva y cuarta en cinco años en la competencia que culmina frente al municipio y plaza de Albardón, que ayer contó con la participación de 105 corredores.

Saldaño, que definió la prueba en un mano a mano con Sergio Montivero (Agrupación Virgen de Fátima) cubrió los 113 kilómetros en un tiempo de 2h 36m 38s.

La prueba, cuarta de la temporada rutera local tuvo un ritmo intenso y alternativas cambiantes durante todo su transcurso. La acción comenzó de bajada de bandera, siendo Gabriel Carrizo (Sindicato de Empleados Públicos) quien rompió la armonía del pelotón.

En los dos primeros giros de los nueve que se dieron a un circuito de 13 kilómetros, todas las fugas duraron un suspiro. En la tercera vuelta se conformó una escapada que marcó el desarrollo de la prueba.

El Chino Saldaño, cruzó la raya de meta, cumpliendo el tercer giro, acompañado de Juan Pablo Dotti (Municipalidad de Pocito), Juan Gáspari (Casa Lista Inmobiliaria/SEP) y Franco López (AVF). Esa fuga provocó que del grupo mayoritario se fueran desprendiendo ciclistas hasta conformar un pelotón de una veintena de hombres que llegó a tener alrededor de tres minutos con respecto al resto.

El marplatense Gáspari y José Luis Villalobo fueron quienes cumplieron fugados en cuarto parcial. En el quinto giro el grupo de cabeza lo integraban una decena de hombres entre los que marchaban los sprinter Ricardo Escuela (MP) y Javier Salas (AVF).

Como Marcos Crespo se había quedado en el grupo de atrás quienes tuvieron que cargar con el peso de la persecución fueron los hombres de Casa Lista y del Sindicato Empleados Públicos. Mientras ellos de atrás allanaban el falso plano de la calle Nacional tratando de descontar segundos paulatinamente, adelante, Escuela y Villalobo armaban una fuga que tuvo entidad propia. El barrealino, velocista nato, le puso la cara al viento como si fuera una contrarrelojista.

Ellos dos pasaron como líderes en el séptimo giro, pero la diferencia con el pelotón grande se acortaba de manera considerable, de 3m30s que hubo en algún momento se redujo a 2m.01. Entre medio, el jachallero Juan Capdevila (Mardan Coach) mostraba que poco a poco va encontrando su nivel y aunque quedó a media agua, no cejó en su intento de alcanzar a los dos punteros.

Detrás de él, los otros hombres frenaron el ritmo de sus piernas y fueron alcanzados por el pelotón. Antes de entrar en la última vuelta el pelotón alcanzó a Escuela y Villalobo.

Cuando todo parecía indicar que se serenarían las aguas, apenas pisaron calle Nacional, Sergio Montivero pegó un salto y el único que lo siguió fue Saldaño. Cuando llegaron a la Ruta 40 tenían 40 segundos a su favor. Al entrar a calle Sarmiento, llevaban 32. Ingresando a calle La Laja bajó a 21, entraron a Nacional con 13 segundos y aguantaron hasta la raya donde Saldaño sentencio la historia a su favor.