El pedido que se escuchó desde las tribunas no dio lugar a dudas. "Que esta tarde cueste lo que cueste, esta tarde tenemos que ganar", cantaron desde los cuatro costados del Nuevo Gasómetro cuando San Lorenzo se presentó para cerrar su participación en la Copa de la Liga frente a Central Córdoba de Santiago del Estero. Es que a pesar de estar lejos de los cuartos de final del torneo doméstico, una victoria le garantizaba al Ciclón su participación en la Copa Libertadores de la próxima temporada. Esta misión la consiguió el local, que se impuso 2-0, dejando a los santiagueños sin play off en el certamen doméstico, y como gran plus a Boca teniendo que conformarse con disputar la Copa Sudamericana del 2024 y no la Libertadores, donde este año fue subcampeón.

La actitud agresiva del elenco liderado por Ruben Darío Insúa marcó el objetivo claro que tenía el dueño de casa. Sin embargo, los de Omar De Felippe se las ingeniaron para lastimar con sociedades colectivas que se ampararon en la paciencia. Cuando la paciencia comenzó a agotarse en la parcialidad que colmó el Pedro Bidegain, el Cuervo reaccionó.

El Perrito Barrios descargó para la proyección de Jalil Elías, quien con la cara interna de su derecha sorprendió a propios y extraños con un hermoso disparo que terminó en el ángulo de Mansilla. Una obra magnífica, propia de una estrella internacional que continuará su carrera en el exterior. 

En el complemento Mateo Sanabria tuvo la igualdad en sus pies, pero el reemplazante del lesionado Brian Farioli se demoró más de lo permitido y desperdició la chance con un remate que golpeó contra el lateral de la red. La amenaza hizo reaccionar a San Lorenzo, que logró extender la diferencia gracias a la vía aérea. El cabezazo de Gastón Hernández también se festejó en Vicente López, ya que la eliminación del Ferroviario le daba la oportunidad a Platense de llegar a la instancia de los ocho mejores del certamen.

En Boedo hubo fiesta. En Santiago del Estero se instaló el dolor. En La Boca reinó la decepción absoluta en la previa de sus elecciones. Y en el Calamar se fijó una celebración inesperada. El Gallego Insúa volvió a gestar una nueva hazaña en el club de sus amores.

Incierto

El actual entrenador de San Lorenzo, Rubén Insúa, tiene su futuro atado a elecciones de la institución en los próximos meses. Al director técnico le interesa continuar, pero aún no se sentó a negociar con la dirigencia y anoche fue ovacionado.