Mano a mano. En Córdoba, San Martín demostró tener claro su libreto y lejos de refugiarse y esperar, le jugó de igual a igual a Belgrano. Así, la permanencia no está tan complicada pero debe mejorar su contundencia.


 

Así como pudo ganarlo, también pudo haberlo perdido. Pero en el balance final del debut en esta Superliga, el empate sin goles contra Belgrano en Córdoba terminó dejando una muy buena imagen del conjunto Verdinegro. Y es que lejos de ser temeroso, San Martín asumió el partido como para ganarlo. No le alcanzó, fue mucho más en el complemento y entregó una idea de juego que entusiasma, porque propone, presiona. busca. Belgrano lo desacomodó en el comienzo pero luego el partido fue intensamente parejo. Un punto que suma considerando todo lo que estaba en juego, haciendo la cuenta que siempre es bueno llevarse algo. Se presumía partido abierto por las necesidades de los dos y así lo encararon. Belgrano apretó con todo en los primeros 15" de juego y convirtió a Luis Ardente en figura, con dos atajadas sensacionales. Es que por la izquierda de su ataque Juan Brunetta encontró espacios y tiempo para ganar en cada intento y abrió el fondo de San Martín. Ardente le tapó dos pelotas increíbles primero a Matías Suarez, de tiro libre, y después mano a mano con Brunetta. Pero el Verdinegro tenía que reaccionar y en la primera que tuvo, Palacios Alvarenga mostró su oportunismo para anticipar al fondo y tocar al gol, pero Sebastián Olivarez sacó en la línea. Se despertó San Martín y lo buscó a fondo. Otra vez Palacios Alvarenga exigió a Rigamonti obligando a una tapada sensacional. Fue bueno e intenso el primer tiempo. Golpe por golpe, con una audaz apuesta de Belgrano y una corajuda respuesta de San Martín. En el complemento, San Martín entregó su mejor imagen. Fue más en todas las líneas con muy buen trabajo en los volantes externos, Cardozo y especialmente Cristaldo, que llegaron con profundidad y asistieron bien a Palacios Alvarenga. Cristaldo tuvo el gol en sus pies en dos ocasiones clarísimas. A los 24" la tiró apenas desviada cuando Rigamonti solo miraba y después, entrando en el segundo palo sobre los 28". En el medio, Mosca también pudo haber gritado el gol pero le taparon su remate en la línea. Fueron 30 minutos de absoluto dominio sanjuanino que no se tradujo en ventaja y eso casi le cuesta todo en Córdoba. Y es que Belgrano se despertó en el cierre y a los 41" metió un remate en el palo a través de Balboa, cuando Ardente sólo podía mirar. Fue un viaje productivo en la cuenta final para San Martín. No tenía que perderlo en Córdoba y casi nomás se lo gana. Como para ilusionarse para lo que viene.

 


En Reserva

En Córdoba, la Reserva de San Martín empezó derecho al imponerse como visitante por 2-1 sobre Belgrano. Juan Espejo y Luis Cáceres fueron los goleadores sanjuaninos en el equipo que dirige Marcelo Berza. Un comienzo prometedor para una temporada intensa y complicada en la Superliga.

 

Potencia. Pablo Palacios Alvarenga dejó en claro que la categoría no le queda grande y exigió a sus defensores. El paraguayo tuvo dos chances netas en el primer tiempo y se las sacaron en la línea. 
 

Fotos: Maximiliano Huyema

 

 

Las bajas inesperadas

 

Cuando todo parecía definido en la previa para el técnico Coyette, los imprevistos le cambiaron los planes ya que el volante Matías Fissore salió de la formación por una razón más que especial ya que debió dejar la concentración y regresar a San Juan para asistir al nacimiento de Alfonsina.

 

En tanto que en los primeros 10" de juego, una lesión sacó al experimentado Gonzalo Prósperi de la cancha. Ingresó Alex Silva como lateral por derecha y en el banco reapareció después de mucho tiempo el central Francisco Mattia.