En el séptimo ensayo de pretemporada y para San Martín el balance terminó siendo sumamente positivo. Es que pese a perder contra River en los penales, el Verdinegro dejó en la cancha varias conclusiones que permiten avizorar que el ciclo Gorosito ya tiene sus bases: el nuevo modelo defensivo, las variantes tácticas en el medio y la apuesta de jugar con tres delanteros.

Esa debe ser la lectura del post partido contra River. Es que once contra once, San Martín demostró tener argumentos ya trabajados como para presionar como presionó en los primeros 20’ de partido cuando Fissore y Gelabert ganaron en la salida contra Ponzio y Fernández, pero además los volantes externos supieron ahogar al rival y permitir que los tres puntas Villarruel-Dening-Montagna tuvieran abastecimientos para generar ocasiones.

Así, con este trabajo colectivo San Martín mostró su mejor perfil ofensivo e incluso sacó su ventaja merecida con el gol de Dening.

Ese aspecto, el ofensivo fue de lo mejor que dejó el primer tiempo, siendo que antes en los cinco partidos que había ya jugado San Martín, el técnico Gorosito había jugado con dos puntas y cinco volantes. Ante Unión antes y contra River ahora, mostró tres puntas y en los primeros 45’ fue positivo su rendimiento.

En el complemento, con uno menos por espacio de 40 minutos, San Martín mostró otras facetas que siempre sirven. Primero, rearmandose con línea de tres atrás, cinco volantes y un mediapunta y posteriormente cuando se armó con dos líneas de cuatro y un solo punta como Diego Chávez.

Opciones que Gorosito ya tiene trabajadas y que ante un rival en serio como River, de su mismo calibre, le abrieron un futuro promisorio para ver a un San Martín utilitario, versátil y presto para acomodarse a cualquier sistema.

 

SOLIDARIDAD



Un corazón para Maxi Molina


Apoyo. El Bicentenario apostó por la vida.


La lucha entre la vida y la muerte es dramática y se potencia tal vez más cuando se trata de un chico. La emergencia que se vive en la familia de Maxi Molina Agliozzo es desesperante porque hoy, a los 11 años, este chico de raíces sanjuaninas está en lista de espera nacional aguardando un corazón.

Está conectado a un corazón artificial mientras llega ese donante que tanto esperan. En el amistoso San Martín-River Plate, el fútbol demostró su perfil más solidario con la portación de una bandera pidiendo la donación de órganos y su importancia para seguir viviendo.

Un gesto que recibió el aplauso de todos los costados del Bicentenario y que debe tener un final mucho más feliz para que Maxi y muchos chicos más sigan disfrutando de la vida como se merece vivirla.