Santa Fé 22 de diciembre.- Lionel Messi y Javier Mascherano arribaron al país cerca del mediodía de ayer procedentes de España y, cuando se dirigían hacia Rosario, un pequeño incidente los dejó varados en la ruta, por lo que debieron ser auxiliados.

Los futbolistas del Barcelona viajaban en una camioneta BMW V6 que al parecer habría sufrido la rotura del neumático debido a un tornillo que había sobre el kilómetro 80 de la Panamericana, en Campana, consigna el sitio .

Fue entonces que un móvil de la empresa concesionaria de la autopista –CincoVial- a cargo de Miguel Sánchez, el también jefe de bomberos de la ciudad, se encargó de asistirlos hasta la llegada del hermano de Messi, quien a bordo de una camioneta Porsche Cayenne los auxilió y llevó hasta el destino final.

Cuando Sánchez les pidió sacarse una foto con él, Messi y Mascherano accedieron de buen ánimo. “La Pulga” posó con los Olimpia de oro y plata que no pudo recibir en persona dado que se encontraba en Barcelona, y hasta habló con la hija del bombero por celular para saludarla por su cumpleaños. "Mi hija me preguntaba qué iba a hacer y yo le dije 'me voy a comer con Messi'; no entendía nada", contó.

En declaraciones radiales, Sánchez destacó la “buena onda” del crack rosarino, contó que lo hizo pasar dentro de su vehículo porque hacía mucho calor y agradeció los 45 minutos que pudo compartir con él.

Y hasta opinó del nivel de “La Pulga” en la Selección: “No tiene gente que lo acompañe. Acá todos quieren ser Messi, todos quieren brillar”.