Si bien en una rueda final todos los rivales son duros y de riesgo, Ecuador no parecía en la previa un adversario de cuidado para esta Argentina Sub 20. Pero una mala actuación de los juveniles de nuestro país derivó en la primera caída del torneo que se disputa en Perú y que brinda cuatro plazas para el Mundial de la categoría y dos para los Juegos Olímpicos. El 1-0 de los ecuatorianos complicó y bastante el futuro de la albiceleste pues con cuatro partidos por disputar deberá ganar varios para estar en la pelea de las clasificaciones a ambos torneos, tal cual era el objetivo al partir rumbo a Perú.

La generación de juego del seleccionado albiceleste, tal cual le pasó en varios de los partidos de la primera fase, resultó su gran cuenta pendiente. Es que este equipo de Perazzo no tiene sociedades que lo caractericen y por eso hace daño a combinados más débiles, solamente a través de acciones individuales. De esta manera recién a los 10' generó serio riesgo cuando dentro del área Ferreyra metió un remate fuerte que le quemó las manos al arquero Jaramillo, quien envió la pelota al córner. Los ecuatorianos no se inmutaron por este susto y por el contrario, comenzaron a animarse en ataque. Así, a los 22 Ibarra metió un disparo cruzado que salió apenas desviado. También por la vía de la media distancia, esta vez fue la Argentina la que estuvo a punto de abrir el marcador a través de un zurdazo de Hoyos que salió apenas alto. Después de esa acción, el juego cayó en la fricción de la mitad de la cancha y casi sin emociones cerca de los arcos. Pero cuando parecía cantado el empate para irse al descanso, llegó un córner para Ecuador y el frentazo, increíblemente solo por parte de Montaño que dejó sin reacción al uno nacional, Andrada, abrió el marcador.

Con un poco más de ambición salió la Argentina en el complemento. Su DT movió las piezas y mandó de entrada a Iturbe buscando más volumen de juego, algo que consiguió sólo por momentos. Pese a ello y ante la necesidad de igualdad, se adelantó mucho en el campo y dejó espacios atrás. En una contra, Chalá casi marca el segundo pero su remate terminó siendo desviado en la línea por Pezzela. Los pibes argentinos continuaron con su embestida y eso se tradujo en dos opciones clarísimas para empatar. A los 20' Galeano cabeceó un tiro libre y por centímetros la pelota no ingresó. Pero la más clara llegó tres minutos después cuando a Araujo le cometieron penal y el chico de Boca lo ejecutó de forma errónea ya que su remate salió arriba del travesaño. Con el tiempo como enemigo directo de la Argentina, la calma se esfumó y así el ir sin sentido contra el arco rival se hizo una constante. Pero más allá de innumerables centros, ya sea a través de tiros libres o córners, nunca se llegó al empate tan buscado. Encima, a los 43' De Jesús lo tuvo, cuando incluso había dejado desparramado al arquero argentino, pero su toque de zurda, ya sin nadie en el arco, pegó en el palo.