El gobierno nacional ratificó ayer su decisión de rescindir el contrato con la AFA por Fútbol para Todos y reiteró que para pagar el resarcimiento por la interrupción del vínculo es condición necesaria la aprobación mediante asamblea del nuevo estatuto y la creación de la Superliga, al tiempo que rechazó la propuesta que acercaron Daniel Angelici, Hugo Moyano y otros dirigentes de extender el programa hasta junio.

A la casa de Gobierno llegaron ayer por la mañana el presidente de la Comisión Normalizadora, Armando Pérez, el vice de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, y los presidentes de River y Lanús, Rodolfo D’Onofrio y Nicolás Russo, que fueron recibidos por el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, y el coordinador de FPT, Fernando Marín. Pérez y los dirigentes fueron con el mandato que se había firmado el lunes de aceptar la propuesta del gobierno de rescindir el contrato a cambio de 530 millones de pesos, pero con la ilusión de flexibilizar las condiciones que exigen en Balcarce 50.

Por su parte, bien temprano y a metros del Congreso, el presidente de Boca, Daniel Angelici, el titular de Independiente Hugo Moyano, el de Racing Víctor Blanco y el referente del ascenso Claudio ‘Chiqui‘ Tapia se reunieron en el hotel Savoy para desde ahí dirigirse a Casa Rosada con la propuesta de extender hasta junio el programa FPT.

La intención de Angelici y compañía era continuar con de la misma manera hasta junio a cambio de 900 millones de pesos y que en ese momento la rescisión sea de común acuerdo y sin costo para el Estado, algo que se rechazó.

 

Se acercan a Fox y Turner

Los dirigentes fueron a un restaurante de la costanera norte para almorzar con directivos de Fox y Turner, pensando en la futura televisación del fútbol.

‘Nos acercamos con todos los números, y algunas cosas que estamos hablando y nos vamos poniendo de acuerdo. Es muy importante para el fútbol y nos vamos a volver a juntar.

Lo veo bien, me parece que vamos a tener una solución‘, dijo Pérez al dejar Gardiner. La negociación con la cadena estadounidense está cerca de llegar a buen puerto, pero previamente la dirigencia deberá sortear sus diferencias para cumplir con lo que pide el gobierno nacional.

Pese a que los tiempos apremian, Pérez confía en que la dirigencia hará ‘lo posible‘ para que el fútbol comience en febrero, porque ‘no puede estar parado‘.