Una victoria ante un equipo al que no había podido ganarle en su cancha. Con ello el plus de quedar afianzado y más solitario que nunca en la cima. Ayer Sportivo Del Bono derrotó por 1-0 al Deportivo Guaymallén, en la 17ma. fecha del Argentino B.

Del Bono fue muy ordenado y se paró en la cancha como el dueño de casa. Guaymallén fue impreciso y no pudo concretar las llegadas que tuvo. Esto sumado a sus malos ánimos ya que llegó a la cuarta derrota consecutiva de local.

El Cacique empezó jugando bien y generando llegadas, pero todas fueron truncadas, ya sea por Pelayes o por la mala puntería de los delanteros del mendocino.

A sólo 24 minutos de la etapa inicial, y luego de un tiro libre desde la izquierda que ejecutó el Luto Molina, apareció Gabriel Tapia que de cabeza abrió el marcador para el conjunto de la Esquina Colorada.

Con los tres puntos sobre la mesa. Del Bono se tiró atrás y achicó los espacios. Propuso atacar solo de contra dejando que el mayor desgaste lo hiciera el conjunto local.

El complemento Guaymallén salió con todo a atacar, y El Bodeguero siguió manteniendo el estilo de juego que propuso luego del gol.

A solo un minuto, El Cacique casi convierte Martínez, pero Pelayes contuvo la pelota. La desesperación por igualar el marcador produjo que el mendocino se desesperara y buscara por todos lados, pero los errores le costaron caro ya que la muralla que Del Bono había establecido fue impenetrable.

El puntero comenzó a jugara con la desesperación de su rival y a controlar el juego para que pasara el tiempo. Fue así como el partido llegó a su fin y el sanjuanino se quedó con tres puntos que le permiten disfrutar de la solitaria punta.