Makazole Mapimpi lucha con el galés Leigh Halfpenny (Christophe Ena / AP)

Sudáfrica se clasificó este domingo para la final del Mundial de rugby al derrotar a Gales (16-19) en un partido espectacular jugando de poder a poder que decidió con un golpe de castigo a pocos minutos del final del partido. Los sudafricanos lucharan por el título el próximo sábado contra Inglaterra.

La segunda semifinal fue épica, jugada de poder a poder por ambos equipos. Sudáfrica impuso su potencia y Gales su pegada en los golpes de castigo para llevar la igualdad hasta los minutos finales.

El apertura de los Springboks Handré Pollard decidió el encuentro a cinco minutos de la conclusión al marcar un golpe de castigo que sentenciaba el partido.