Emotivo. Los dos seleccionados y las cantantes sanjuaninos en el centro de la pista. La entonación de los himnos se vivió con mucha emoción en el Cantoni.

 

 

Siempre de cada experiencia se saca una enseñanza y San Juan parece haber aprendido en muchos aspectos en cuanto a la Serie de hace unos meses y ayer lo plasmó. En la primera jornada de la Serie entre Argentina y Colombia por Copa Davis, el Estadio Aldo Cantoni aprobó en muchos aspectos, sobre todo organizativos, aunque quizás no reflejó en las tribunas las expectativas que todo el mundo tenía en cuanto a la convocatoria.

Es que apenas poco más de 2 mil personas se dieron cita para vivir la primera jornada de singles en donde Argentina se impuso y está arriba en la serie por 2-0. Es cierto que el Cantoni se vio reducido notoriamente en su capacidad. Es que por una disposición de la ITF (Federación Internacional de Tenis) se tuvieron que colocar butacas en toda la Platea Este Baja, es decir que con los 540 asientos nuevos, se redujo la capacidad casi a la mitad y sumando a los palcos montados en las cabeceras, tal cual sucedió en la Serie ante Chile, si el Cantoni estuviese colmado no superaría las 4.800 personas.

La fiesta de la Davis en San Juan no escatimó en ningún detalle. Desde el acto de apertura con luces LED y la entonación del Himno Nacional con voces netamente sanjuaninas, la emoción colmó el Cantoni que lució la pista en mejores condiciones que la Serie anterior, eso según lo que contaron post partido los propios protagonistas. Pero no sólo en ese aspecto mejoró la organización sino también en los accesos -fue mucho más rápido y organizado-, en la atención a la prensa y hasta el comportamiento del público mejoró con respecto a la vez anterior.

La "Hinchada de la Davis", el populoso grupo que sigue a la Albiceleste por todo el país fueron quienes comandaron las acciones si de aliento se trata. Desde la Platea Oeste, justo detrás del banco de suplentes argentino, partió el aliento para los argentinos. Tanto Schwartzman como Pella sintieron el empuje de los fanáticos. Hoy será turno de los dobles y por ser jornada no laboral, la convocatoria se espera que sea mayor.

 

Historias de fanáticos y apasionados

 

Corazones divididos pero sin rivalidad

 

 

Él, Harold Betancourt es oriundo de Tolima, Colombia. Ella, Verónica Tellechea es de Buenos Aires. El matrimonio llegó a San Juan para alentar cada uno a su seleccionado en la serie de Copa Davis. Luciendo cada uno su camiseta, se dieron un minuto en el Fan Fest para contar su historia. Se conocieron hace más de una década en Mar del Plata donde ambos vacacionaban y ya llevan 10 años de casados. Tienen dos hijos y residen en la Capital Federal. "¿A quién alentamos? Cada uno a su selección, pero sin cargadas. A nuestros hijos les enseñamos que tienen que ser de los dos países porque llevan sangre argentina y colombiana y ellos así lo entienden", contaron.

 

Herencia de pasión

 

 

Pilar y su nieta Sofía llegaron desde la localidad bonaerense de Vicente López para pasar un fin de semana a puro tenis. La abuela es fiel seguidora de la Copa Davis y ayer recordó las veces que viajó a España para ver a la Albiceleste. Ahora encontró en su nieta a la heredera de ese fanatismo: "Ella me acompaña y le gusta tanto como a mi", expresó Pilar y su nieta le respondió: "Mi abuela me enseñó a querer todos los deportes, pero por el tenis es algo especial", contó la chica quien producto de ese amor transmitido por su abuela, estudia Periodismo Deportivo.

 

Desde el Sur para alentar a Argentina

 

 

Sienten al tenis como una pasión. No pudieron llegar a San Juan para la serie ante Chile hace unos meses, por eso cuando se enteraron que la provincia recibiría el duelo ante Colombia, rápidamente diagramaron el viaje. Los hermanos Francisco y Valentino Salvatori son neuquinos y tenistas en el Tenis Club Neuquén. Llegaron a San Juan junto a Carla Mora, de Río Negro y representante del Club Cipolletti. Los tres se conocen gracias a este deporte de haberse cruzado en distintos campeonatos y de seguir la Copa Davis por el país. "Los tres ya viajamos juntos varias veces a Parque Roca en Buenos Aires y no queríamos perdernos esta cita aquí", contó Francisco.