Símbolo. Leonardo Ponzio pasa al frente luego de quitarle la pelota a un rival del Gremio de Brasil en el primer partido entre ambos. El volante central del Millonario es el símbolo del equipo de Gallardo.

Porto Alegre, Télam

River Plate deberá aprobar un examen de personalidad cuando visite hoy al vigente campeón de América, Gremio de Porto Alegre, en una semifinal revancha que está obligado a ganar para instalarse por sexta vez en la instancia decisiva de la Copa Libertadores.

El partido en el Arena do Gremio, donde habrá 4.000 hinchas Millonarios, se jugará desde las 21.45 con arbitraje del uruguayo Andrés Cunha y televisación del canal Fox Sports.

La designación del referí mundialista en Rusia 2018 generó desconfianza en el mundo riverplatense por su polémica participación en el VAR en la serie que Lanús le ganó al equipo de Gallardo en las semifinales 2017. Cunha omitió una mano de Marcone que ameritaba la sanción de un penal a favor de River cuando la serie estaba con un parcial de 3-0 para los de Núñez.

Al margen de este antecedente, el equipo argentino llegará a Porto Alegre mentalizado para conseguir una hazaña después de perder 1-0 el primera partido.

En caso de repetir ese resultado a su favor, el Millonario llevará la definición a los tiros desde el punto penal, mientras que una victoria por cualquier otro marcador le dará la clasificación directa a la final.

River buscará instalarse por sexta vez en la historia en esa instancia del torneo más importante del fútbol sudamericano. Los dos primeras veces que lo logró no pudo atrapar el título (1966 ante Peñarol y 1976 ante Cruzeiro), pero sí fue campeón en las últimas tres (1986 y 1996 frente a América de Cali y 2015 contra Tigres de México). Gremio perseguirá exactamente el mismo objetivo porque también registra tres finales ganadas (1983, Peñarol; 1995, Atlético Nacional de Colombia y 2016, Lanús) y dos perdidas (1984, Independiente y 2007, Boca).

Todo River está esperanzado en poder revertir la serie en el Arena do Gremio, cuyo campo presentará rastros del paso de la artista colombiana Shakira, y el factor principal de tal ilusión es el "Muñeco" Gallardo, un especialista en acertar planteos para encuentros decisivos.

El antecedente más cercano de una gesta similar ocurrió en la Libertadores 2015 cuando River, tras caer ante Cruzeiro 1-0 en el Monumental, goleó 3-0 en Belo Horizonte y pasó a semifinales.

Gallardo tiene que definir dos plazas en el equipo titular. Una en la mitad de la cancha, donde parece probable la vuelta de Nacho Fernández por el colombiano Quintero, y la otra en el ataque entre Scocco y Pratto.

Gremio, por su lado, presentará una variante obligada por la suspensión del zaguero argentino Walter Kannemann. En su lugar ingresará Paulo Miranda.

D"Onofrio: "Con dos goles me doy por hecho"

El presidente de River, Rodolfo D"Onofrio, dijo que se daría "por hecho" en caso que el club de Núñez convierta hoy dos goles ante Gremio de Brasil.

"Cuando fuimos a Bolivia y perdimos 3 a 0 ante Wilstermann, después lo dimos vuelta ganando 8 a 0. Esta vez no pido ocho goles, con dos me doy por hecho y que ellos hagan uno nada más", manifestó D"Onofrio en una entrevista con el diario español Marca.

D"Onofrio confía en el equipo dirigido por Gallardo, que en la ida cayó 1-0 en el Monumental. "Lo podemos dar vuelta. Creo en lo que dijo Gallardo. Que así como perdimos este partido 1 a 0 lo podemos ganar allá 1 a 0, 2 a 1, es factible", indicó el titular de River.

"Tengo plena confianza en River. Estoy con mucha esperanza y convencimiento. Además, si no fuera así, no sería el presidente de esta institución. Vos no podés ser presidente de River y pensar que no podés dar vuelta un partido 1-0", concluyó Rodolfo D"Onofrio.