El partido de futsal femenino entre el club Buenos Aires y Sol de Oro, en la localidad de Villa Domínico terminó en escándalo después de que se desatara una batalla campal entre jugadoras, cuerpo técnico y algunos hinchas.

Según pudo saber TN, la agresión empezó después de que uno de los padres del equipó visitante insultó a una de las jugadoras, lo que provovó que los ánimos se caldearan.

Acto seguido, la discusión se tornó más violenta y empezaron los golpes y empujones que terminó con uno de los delegados con una herida en la frente.

El presidente del club Buenos Aires, Jorge Liboli, calificó los incidentes como “vergonzozos” y señaló que ninguno de los empleados de su club participó la agresión.

“Se puede ver en los videos que todos los que agreden son personas vinculadas al club Sol de Oro, son todas camisetas amarillas”, indicó en diálogo con TN.

Además dio detalles de cómo empezó la agresión: “Uno de los padres de Sol de Oro insultó a una jugadora nuestra y el delegado de nuestro club lo fue a advertir. En ese momento cinco o seis personas se acercan a increparlo y ahí empieza todo”.

Liboli dijo también que una de las personas del su club vinculada al futsal terminó “herido en una ceja” después de que varias personas le pegaran y lo tiraran al piso.

El dirigente dijo también que la policía llegó al lugar después de todo lo ocurrido y que no hubo detenido ni demorados.