De a poco, este Unión va encontrando su ritmo, su juego y su identidad. Anoche venció a Guaymallén de Mendoza por 2-1 y se metió en zona de clasificación directa, más allá que todavía faltan 7 juegos. Pero nunca antes estuvo tan cerca del puntero, dado que quedó a un punto del líder Del Bono. Siempre tuvo controlado el partido, pero nunca definido, y por ello es que hasta el mismo final no pudo festejar.

Pegó en los momentos claves, como fue en los inicios de ambos tiempos con los goles de Franco Gizzi y Federico Acevedo, respectivamente. Además es saber sobreponerse al empate de Mignani. Pero poco a poco fue encarrilando sus líneas, tuvo juego cuando puso la pelota al piso y mucha claridad cuando el "Bichín" Sánchez entró en acción.

Arrancó ganando, puesto que a los 4' ya festejó, cuando Sánchez metió el cambio de frente y sólo por detrás, Gizzi la cruzó la pelota y luego fue delirio en el amanecer mismo, para dejar en claro cuales son objetivos de este Unión que se ilusiona con volver a ser el mismo protagonista del torneo pasado.

No obstante Guaymallén, que pese a ser el último de la zona 5, tiene jugadores interesantes y desperdició chances clarísimas que a la postre lo perjudicaron, encontró el empate sobre los 18'. La hizo toda Lucero, envió el centro y Nicolás Mignani metió la punta del botín para anticiparse y poner todo igual.

Aunque fue sólo en el resultado, dado que en lo futbolístico Unión fue siempre el mejor. Martina impuso respeto en el medio y Molina mordió y asistió. Sánchez fue el hombre pensante, Acevedo peleó todas y tirándose metros atrás llevó peligro. En tanto que Steiner era una constante en el área. Incluso fue el "Galgo" quien sobre los 26' probó de afuera y un par de minutos después Gizzi bajó la pelota en el área con toda la clase y definió como un principiante con todo el arco libre por querer meter un enganche demás.

Unión lo buscaba y siempre estuvo cerca. Steiner y Silvio Molina insistían dado que a esa altura el Azul manejaba los espacios y el juego pero no podía desequilibrar el resultado. Por ello es que en cada contra del Cacique parecía que la visita también podía anotar.

La desesperación se apaciguó al inicio del complemento. Iban sólo 3' y Acevedo facturó. Sánchez trabó y la pelota le quedó servida en el área para definir con todo el tiempo. 2 a 1 para justificar lo hecho y por ser una constante en ataque. Y si bien dominó el partido, Guaymallén fue un duro hueso porque Alvarez se "comió" el empate en el final mismo, y el resto fue puro festejo de un Unión que tuvo un semana ideal al sumar por 6 (venció a Alianza) y ahora está a tiro de líder y con muchas ilusiones de más.