En Sportivo Desamparados la ilusión era grande por eso la desazón también lo fue luego de la derrota en el último minuto ante Sportivo Rivadavia que lo despojó del Regional Amateur. Tras la eliminación se produjeron una serie de incidentes que tuvieron como protagonista al presidente Augusto Pérez y a integrantes de la barra del club. Previo a eso, el mandamás de la institución también se había cruzado con algunos socios.

Todo ocurrió el sábado por la tarde en Puyuta. Desamparados empataba 1-1 ante el Rojo de La Bebida y a pesar de errar numerosas situaciones de gol, con ese resultado le alcanzaba al Víbora para avanzar en el Regional pero en el minuto 49 (el árbitro había adicionado 5 minutos) Rivadavia dio el batacazo: ganó 2 a 1 y se quedó con el único boleto de clasificación que reparte el certamen.

El gol del equipo de La Bebida desató la bronca de los hinchas locales que a puro insulto, criticaron a algunos integrantes del plantel y al técnico Luis Pallaroni aduciendo que había realizado mal los cambios. Fue ahí que el presidente intervino cruzándose con los socios. Con uno de ellos se trenzó a golpes, incluso trascendió que el socio debió ser asistido en un centro de salud producto del golpe sufrido en su nariz. 

Los ánimos no se calmaron para nada porque minutos después, un numeroso grupo de integrantes de la hinchada se hicieron presentes en la zona de los vestuarios, al parecer para pedir la indumentaria de los futbolistas y fue ahí que Pérez salió al cruce golpeándose con uno de los referentes de la hinchada. La policía intervino y logró calmar la situación. 

Cabe destacar que la relación de Augusto Pérez con la barra nunca fue buena. El presidente nunca cedió ante algunos requisitos pedidos por la hinchada en cuanto al tema de entradas. También hace unos meses la dirigencia tomó una medida preventiva inhabilitando la popular a raíz de hechos de violencia en algunos encuentros por el campeonato local, que también había generado chispazos entre los barras y Pérez.