Fernando Brandán, futbolista de Chacarita, fue agredido por los hinchas de Tigre: le tiraron un botellazo desde la platea en pleno partido por la Copa Argentina.

El volante ofensivo del Funebrero primero sufrió una agresión con una botella de medio litro y dos segundos más tarde le revolearon una de dos litros prácticamente llena.

Aníbal Biggeri, entrenador de Chacarita, se negó a cambiar a una de sus figuras para continuar el partido.

El árbitro del partido le había sugerido al cuerpo técnico de Tigre que cambiaran los bancos de suplente por la ubicación de sus hinchas, pero el equipo de Pipo Gorosito rechazó la propuesta.

Finalmente, el referí Ariel Penel conversó con ambos entrenadores y decidió suspender el partido. El Tribunal de Disciplina de la AFA deberá resolver qué ocurre con el encuentro.

La insólita frase de Pipo Gorosito después de la agresión al jugador de Chacarita: “Cabecea la botella”

El partido entre Tigre y Chacarita por la Copa Argentina se suspendió a los 52 minutos de juego luego de una agresión desde la tribuna: le tiraron un botellazo a Fernando Brandán que le impactó directamente en la cabeza. Tras este escándalo, el entrenador del Matador, Néstor Gorosito, habló con la prensa y dejó una frase muy polémica que alimenta una versión que surgió en las redes sociales.

“Está mal que le arrojaran una botella. Después hay imágenes que son un poquito confusas que parece que el jugador de Chacarita corre al de Tigre y parece que cabecea la botella”, aseguró el DT en diálogo con TyC Sports.

Estas palabras sorprendieron a todos y generaron una ola de reacciones. Pero lejos de corregirse o de arrepentirse fue por más: “Vi el video, no hay que tirar una cosa así, pero tampoco cabecearla. Mirá el video. Lo vio todo el mundo. Somos adversarios, no enemigos, pero mirá el video como es”.

Con respecto a las versiones de que se negó a cambiar de banco de suplentes tras la sugerencia de Ariel Penel, las descartó completamente: “Hay una parte que organiza, a vos te parece que yo voy a decir que no. No hablen pavadas. Quién dijo que teníamos que cambiar de banco. Yo ni sabía, no tenía idea”.