Racha negativa. Van seis partidos en el año y no sólo que San Martín no ganó ninguno, sino que le marcaron 13 goles y tan sólo convirtió 4. Atraviesa su peor momento del torneo y debe reponerse rápidamente.

Cuando Gorosito tomó el equipo en enero de 2017 y que le demandó 7 partidos para obtener su primer triunfo, siempre utilizó la misma muletilla y que incluso muchas veces sonó a excusa: "Es un equipo dolido que recibió muchos goles". En referencia a la herencia con la que se había encontrado en ese momento, a lo que le agregó que "es en lo que estamos trabajando para que no nos conviertan mucho, nos va a costar pero lo vamos a lograr". Y aquello que debió revertir, hoy lo vuelve a sufrir, porque van 6 fechas en el año y no sólo que todavía no gana, sino que le marcaron 13 goles.

Aunque hay diferencias y son las que preocupan, porque a aquel plantel que heredó de Pablo Lavallén le dio una continuidad de trabajo y fue corrigiendo falencias. Pero el actual lo moldeó, le dio su estilo y hoy retrocedió varios pasos y se convirtió en un equipo vulnerable y que a su vez no tiene efectividad ya que sólo ha concretado 4 tantos en seis presentaciones.

Todos signos alarmantes y preocupantes, que a su vez generaron que el equipo merme considerablemente su rendimiento y que en este 2018 haya ido de mayor a menor. Perdió peso e identidad su juego y encima recibió muchos goles. Entonces, algo anda mal, y el tiempo para reponerse no es mucho.

Hoy es el equipo que menos puntos sumó en el año de los 28 que juegan la Superliga, por ende fue abandonando fecha tras fecha esa posición de clasificación a la Copa Sudamericana que todavía sueña y que lo tenía muy ilusionado. Su actualidad marca que dio un giro grande con cada presentación porque comenzó a mirar otra vez la tabla de los promedios y está obligado a salir rápido de la mala racha.

La defensa era el bastión de Pipo, donde más trabajó cuando llegó a Concepción y que le dio una identidad y seguridad notable. Hoy, esa última línea viene golpeada no sólo por los goles que le han marcado, sino por las lesiones que han provocado que todos los partidos deba modificarse.

El 0-4 del lunes ante Independiente fue una bomba que estaba por detonar. El aliciente es que Pipo supo cómo revertir esta situación hace un año, y ahí debe apoyarse para que San Martín vuelva a ser San Martín.


Se vienen cambios
 

Gorosito comenzará a definir hoy el equipo que enfrentará el lunes, a las 21.15, a Newell"s en Rosario. Las bajas obligadas son Yonatan Goitía por expulsión y Álvaro Fernández por haber llegado a la 5ta amarilla, pero se especula que podrían haber más variantes.