Conmovidos. Los tres futbolistas que sobrevivieron al accidente aéreo recibieron la Copa Sudamericana 2016.

 

Chapecoense empató 2-2 un amistoso con Palmeiras, en el primer partido después del accidente aéreo de noviembre pasado, con la presencia de los tres jugadores sobrevivientes de la tragedia, el arquero Jackson Follman, en silla de ruedas, y los defensores Hélio Neto y Alan Ruschel, quienes levantaron al público presente la Copa Sudamericana..


Al grito de ‘¡Vamos, vamos, Chape!‘, los simpatizantes del club de Santa Catarina se hicieron presentes, vestidos de verde y blanco, en el estadio Arena Condá, donde se había enfrentado, casualmente, también con Palmeiras, en el último partido oficial antes del accidente aéreo de Colombia. Chapecoense, actual campeón de la Copa Sudamericana, volvió a disputar un partido, esta vez un amistoso, después del luctuoso accidente del 28 de noviembre último, que dejó 71 muertos, entre los cuales casi todo el plantel, cuando se disponía a jugar la final del torneo subcontinental ante Atlético Nacional de Medellín. En la segunda parte del juego ingresó el delantero argentino Alejandro Martinuccio, quien no viajó a Medellín por una lesión.

Sin consuelo. Los familiares de los jugadores fallecidos recibieron las medallas como campeones de la Sudamericana.