Tranquilo. Al australiano Simon Yates le alcanzó con moverse en el pelotón para mantener su liderazgo, con un segundo de ventaja sobre Valverde.
  <

/figcaption>

 

Luego de disputarse la 11ma etapa de la Vuelta a España de ciclismo, entre Mombuey y Ribeira Sacra (Luintra) con una extensión de 207 kilómetros, la clasificación general no sufrió modificaciones y se mantuvo como líder con su remera roja el británico Simon Yates (Mitchelton). Mientras que el parcial fue para el italiano Alessandro De Marchi (BMC), quien llegó en solitario tras meterse en la fuga del día en la etapa más larga de la Vuelta.

De Marchi le ganó el embalaje final a Jhonatan Restrepo (Katusha-Alpecin), su acompañante en la parte final de la escapada, y su mejor ritmo en un duro repecho fue clave para dejar atrás al colombiano y evitar que Franco Pellizotti (Bahrain-Merida) llegara a él por detrás.

El italiano del BMC se quitó la amargura que le quedó tras la quinta etapa de esta edición, con final en Roquetas de Mar, cuando fue tercero por detrás de sus compañeros de escapada Simon Clarke (EF-Drapac) y Bauke Mollema (Trek-Segafredo).

La lluvia hizo acto de presencia en los últimos cinco kilómetros de carrera, sin causar caídas, pero de haber aparecido antes podría haber hecho estragos en unos corredores que se enfrentaron a la etapa más larga de esta Vuelta y a un recorrido rompe-piernas que fue escenario de una atractiva lucha virtual por la malla roja de líder.

La 12ma etapa, que se corre hoy, partirá de Mondoñedo y llegará al Faro de Estaca de Bares (Mañón) tras 181,1 kilómetros. Una jornada, de nuevo, de media montaña.