El dueño de un auto compartió imágenes de lo que le sucedió cuando dejó el vehículo estacionado en la esquina de Córdoba y Mendoza, en Capital.

 

Según su relato, al retirar el auto "me encontré con que los empleados de una empresa constructora que estuvieron trabajando en el arreglo de veredas, me habían arrojado un balde de cemento dentro del guardabarro delantero".

 

También, sostuvo que el cemento se secó y le generó perjuicios en la transmisión y partes del motor, por lo que tuvo que mandar a arreglar el vehículo.