Una pareja se acercó hasta la Comisaría de Arroyo Leyes, un pueblo de la provincia de Santa Fe, para denunciar un robo a su casa. Un grupo de delincuentes había entrado a su casa por segunda vez y, pese al llamado para denunciar el hecho, ningún patrullero había llegado al lugar. Frente a la ausencia de un móvil policial en la vivienda, la pareja decidió ir a hacer la denuncia a la comisaría. Cuando llegaron se sorprendieron por la oscuridad y la falta de movimiento que había en el lugar. La dependencia policial estaba cerrada.

 

Las víctimas tocaron la puerta y, después de unos segundos, les abrió el comisario. El hombre estaba sin su uniforme y con inconfundibles rastros de haber estado durmiendo. Los recibió, les pidió que se sentaran y prendió las luces de la oficina. La pareja le recriminó al comisario la ausencia de un móvil policial luego de la denuncia que había realizado por teléfono. El comisario llamó a un patrullero por la radio pero la respuesta nunca llegó. Luego les explicó que no contaba con gente para mandarles. "Tengo el patrullero pero no tengo gente", explicó.

 

 

Ante la respuesta del policía, el hombre que fue víctima del robo le recriminó su accionar. "¿No podés ir vos en el patrullero?", le consultó. "¿Y qué hago? ¿Dejo la comisaría sola?", le respondió el comisario. "Pero si estaba todo oscuro cuando llegamos", indicó el damnificado.

 

El diálogo y la situación quedaron registrados en video. La pareja utilizó un celular para registrar la irresponsabilidad policial frente a la denuncia de un delito y la falta de protección que afecta a los ciudadanos de Arroyo Leyes.