Unos albañiles que fueron contratados para realizar una reparación en una casa de Rivadavia terminaron ayer provocando un incendio. Los obreros debían cambiar unos palos y al detectar un hormiguero en uno de ellos, quisieron eliminarlo con fuego.

Pero cuando estaban tratando de quemarlas rociándoles solvente, uno de ellos se resbaló y ese líquido cayó debajo de un ropero con ropa.

De inmediato, las llamas se propagaron por ese mueble y alcanzaron el techo, provocando daños en esa habitación, precisó Franco Muñoz, uno de los albañiles.
 


Los propios albañiles y vecinos controlaron el fuego antes de que se propagara.



Por suerte, las llamas fueron contenidas a tiempo por los trabajadores y algunos vecinos antes de que llegaran a otros sectores de la vivienda, precisaron en la Policía.

El incidente ocurrió alrededor de las 10 de ayer en la casa de una familia de apellido Palacio, situada en calle Maurín 7674, en Marquesado, Rivadavia. Muñoz estaba con dos ayudantes cuando todo pasó. ‘El miércoles empezamos a trabajar aquí y colocar machimbre.

Teníamos que cambiar un par de palos del techo porque las hormigas negras los habían debilitado. Uno de los palos se había quebrado. Así que estábamos cambiándolo cuando salieron muchísimas hormigas. Por eso decidimos hacer un veneno a base de solvente’, dijo el obrero.

Con ese líquido con el que iban a ‘curar’ el machimbre, lo echaron en el palo y le prendieron fuego, pero con tanta mala suerte que uno de los ayudantes resbaló.

‘El solvente cayó debajo de un ropero y encima una llamita. Ahí nomás se prendió fuego el mueble y el techo’, comentó Muñoz, preocupado por la situación.

El fuego consumió el mueble con ropa y provocó daños en el techo. ‘Fue un lamentable accidente. Íbamos a cobrar $10.000 por el trabajo, pero ya le dije al propietario que lo voy a hacer gratis, por lo que pasó. Ahora no sé cómo le pagaré a mis ayudantes’, expresó el albañil.