Custodiados. La casa de Gastón Solazzo permanecía custodiada por la Policía ante el temor de que los vecinos quisieran atacar a su familia para vengar la muerte del otro joven.


Para la Policía fue un ‘ajuste de cuentas’ por viejas disputas. Los vecinos, en cambio, sostienen que en realidad todo empezó cuando los dos jóvenes se cruzaron en la calle y discutieron por un problema entre niños. Dicen que ambos se fueron a las manos y que la situación se desmadró en el momento en que uno de ellos sacó una pistola 9 mm que llevaba y empezó a los tiros. Uno de esos balazos fue directo al cuerpo de su contrincante, que murió más tarde en el hospital, y otro disparo impactó en el brazo a otro vecino que por curiosidad miraba el incidente de ayer al mediodía en la Villa Juan XXIII, en Chimbas. El arma que utilizaron en el crimen había sido robada a un policía, según fuentes de la investigación. 

En la esquina. Lorena Aguilera señala el lugar donde cayó moribunda su pareja, el ahora fallecido Wilson Luján, en la esquina de las calles 1 de Julio y prolongación Chacabuco, en la Villa Juan XXIII.



Wilson Ariel Luján Figueroa (23) recibió el disparo de frente y a la altura de la boca del estómago, contaron sus familiares. Lorena Aguilera, su pareja y madre de sus dos hijos, relató que Wilson cayó en la esquina de las calles 1 de Julio y prolongación Chacabuco, a 50 m de su casa.
 

‘Me decía: ’me dio’. Quería hablar y no podía ni respirar. Un vecino lo cargó en su auto y lo llevamos. Cuando íbamos al hospital, ya iba pálido. Tenía pulso, pero lo sentía muy mal‘, relató la joven. El muchacho ingresó al Hospital Rawson alrededor de las 13, pero entró sin vida. El que tuvo mejor suerte fue Matías Pizano (24), que se salvó porque el disparo le impactó en el codo del brazo izquierdo, informó la Policía.


La versión que dieron los vecinos y la familia del fallecido fue que Wilson Luján había ido con un amigo a comprar una cinta aisladora y que mientras caminaban por prolongación Chacabuco se cruzó con Gastón ‘el Nube‘ Solazzo (29), que estaba en la puerta de su casa. Sus domicilios no están a más de 100 m de distancia. El primero estaba molesto porque el hermano menor de Solazzo había tirado un petardo a los pies a su hijo y aprovechó para reclamárselo. Según relataron, Solazzo respondió con un insulto, se le fue encima y terminaron a las trompadas en medio de la calle. Al parecer ‘el Nube’ salió perdiendo y, de bronca, sacó una pistola 9 mm. Los vecinos dicen que Wilson corrió a la esquina y se dio vuelta, ahí recibió el mortal disparo. ‘El Nube empezó a largar tiros a cualquiera.

Había chicos en la calle. Todos empezaron a esconderse’, dijeron. Otro que la ligó fue Pizano que, por mirar, terminó herido. Tras la balacera, Solazzo se refugió en su casa. Más tarde, la Policía lo detuvo en ese lugar. La pistola utilizada fue encontrada en el pozo negro del baño de su casa, junto a un revólver. Según fuentes del caso, esa 9 mm había sido robada a un efectivo hace más de un año.

 

El fallecido. Wilson Ariel Luján tenía 23 años y era padre de dos nenes.