Detenido. Alberto Atencio (derecha) junto a su abogado Fernando Bonomo. Según el letrado, su cliente dijo que se defendió de la víctima y su hermano y que el disparo se produjo en un forcejeo.

 

Alberto Atencio se entregó ayer en la Central de Policía para empezar a saldar cuentas con la Justicia como principal y único sospechoso de haber matado de un tiro en el pecho a Pedro Miguel Calívar (38) el último domingo por la noche en el barrio Echeverría, Capital. Arribó cerca del mediodía acompañado de su abogado Fernando Bonomo, quien pareció delinear cuál será su estrategia defensiva: "Atencio me dijo que Calívar tenía el arma y que el tiro fue en un forcejeo, pues solo se defendió del fallecido y su hermano. De todos modos cuando tengamos acceso al expediente vamos a conocer a fondo el cuadro probatorio", dijo el letrado.

Según el letrado, Atencio le dijo que esa noche llegó para hablar con Calívar con la idea de que terminaran con sus diferencias, pero fue ahí que la víctima salió con su hermano, sacó un arma, se produjo un forcejeo y se produjo el disparo letal.

El crimen de Calívar ocurrió alrededor de las 22 del último domingo sobre calle Mary O. Graham, unos 200 metros al oeste del cruce con Mendoza, en el barrio Echeverría, Capital.

Y la versión policial es muy distinta a la que pretende instalar Atencio. En ese relato, ambos discutieron, pelearon y luego del cruce de golpes, Atencio fue hasta la casa de un familiar que vive a metros de los Calívar y de ahí sacó un revólver (sospechan que se lo pasó un sobrino de 16 años) con el que liquidó de un tiro en el pecho a su rival.

En la Policía aseguraron también que entre ambos implicados existían problemas previos, al parecer ligados a la venta de drogas.

Ahora, será el juez de Instrucción Benedicto Correa quien decida qué tipo de homicidio cabe atribuirle a Atencio. La responsabilidad penal de su sobrino será dirimida en un juzgado de Menores.