INTENTO DE AUXILIO. Tras arrollar al niño, el conductor lo cargó junto a su mamá para ir al hospital, pero allí el niño llegó sin vida.

 

Un joven de 21 años que repartía pan en comercios del paraje San Ceferino, en San Martín, atropelló anoche a un nene de 2 años que, al parecer, se le escapó a su mamá y se metió a la calle. El desesperado conductor cargó al niño con su mamá con intenciones de llevarlo al hospital de Caucete, pero allí el pequeño llegó sin vida, dijeron fuentes policiales.


El hecho ocurrió minutos antes de las 21 en calle San Martín antes de Independencia, en la Villa Dominguito.


Según fuentes policiales, a esa hora José Martín Luna Ahumada, terminaba de hacer los últimos repartos de la panadería de sus padres a bordo de una Peugeot Partner, cuando el pequeño Joaquín Avila se atravesó en su camino sin dejarle chances, precisaron.


Apenas ocurrió el siniestro, el joven cargó a Joaquín con su mamá María Aldeco y enfiló hacia el hospital de Caucete, escoltado por móviles policiales. Pero al llegar a la rotonda de ingreso al departamento, el vehículo se rompió y el tramo restante para llegar al nosocomio lo hizo la desesperada madre con su hijo en un móvil de la Policía Comunal. Sin embargo todo esfuerzo por salvar a la criatura resultó en vano.
‘Mi hijo trabaja y estudia, no sé lo que pasó pero lo siento muchísimo, sólo sé que fue un accidente’, dijo anoche, quebrada, la mamá del conductor.


Por decisión de la titular del Tercer Juzgado Correccional, Mónica Lucero, el caso es investigado en la Seccional 9na de Caucete, donde anoche estaba detenido el joven conductor, sospechado de cometer un homicidio culposo, es decir por matar al niño sin tener esa intención.