San Juan.- Por cómo quedó el auto y por lo cerca que cayó del precipicio, es un milagro que este hombre se encuentre con vida. No sólo eso, sino que además, tras el accidente logró salir del vehículo y solicitar ayuda por sus propios medios. 

 

 

El hecho ocurrió esta mañana, cerca de las 8.30, por Ruta 150,  de Rodeo a Jáchal. Por motivos que se desconocen, Raúl Alberto Guajardo (36) perdió el control de su Aveo y cayó unos 20 metros dando varios tumbos. Afortunadamente, el auto se detuvo a pocos metros del abismo. 

 

Ahora se trata de establecer si hubo falla mecánica o humana. Lo cierto es que Guajardo llegó hasta el hospital donde fue atendido por la la quebradura de uno de sus dedos.