En la mañana de hoy culminó  el juicio contra el hijo de un excomisario y su empleado, quien atendía su carro panchero,  por el crimen de un cuidacoches.  La Justicia dio 5 años de prisión para Javier Porras (hijo del exunifromado) y perpetua para  Fabián Sánchez.

 

Según pudo reconstruir la justicia, la madrugada del  16 de febrero del 2016, los dos condenados y una tercera persona que se encuentra prófuga molieron a golpes y patadas a Paulo Sanginez, un cuidacoche adicto que dormía en la calle)  en inmediaciones de calle Avellaneda, cerca de la Terminal.

 

Tal fue la golpiza, hasta lo atacaron con una piedra, que el sujeto murió tres días después en el Servicio de Urgencia del hospital Rawson.