Está claro que la "buena fe" tiene que estar atada a ciertos parámetros porque, de lo contrario, pasa lo que le pasó a un sanjuanino que compró en Buenos Aires un auto con pedido de secuestro. El hombre pagó $100 mil por un VW Fox 2015, auto que en el mercado se consigue por no menos de $240 mil.

 

Revisión del rodado

 

¿Cómo fue la maniobra? El Fox ingresó a la provincia en octubre pasado con las placas patentes OQY-573 luego de que el sanjuanino Miguel Arce, de 64 años, lo comprara en la localidad de Moreno, provincia de Buenos Aires a una persona identificada por la víctima como Oscar Cardozo. La operación se hizo por un monto de $85 mil más $15 mil por trámites de transferencia. El hombre argumentó que lo hizo de "buena fe".

 

Pero Arce sólo recibió el auto con la cédula de identificación del rodado y póliza de seguro obligatorio, prometiéndole Cardozo que "luego" le iba mandar a su domicilio el resto de los papeles a su nombre, pero no fue así.

 

 

Así las cosas, bajo mandato judicial extendido por el titular del Quinto Juzgado de Instrucción, el Benedicto Correa, se procedió a constituirse en el domicilio de de Arce con la finalidad de verificar si los dígitos de chasis y motor correspondían efectivamente con las placas patentes que llevaba puestas el vehículo, donde se estableció que el dominio no correspondía a los dígitos que presentaba el rodado, determinando así que el dominio real del vehículo seria AA 009 AG, como así también que el mismo tendría a la fecha pedido de secuestro de fecha 27/10/16, de Comisaria Novena de Villa Bosch, Partido Tres de Febrero, provincia de Buenos Aires, por el delito de “robo”, resultando damnificada  uan mujer con domicilio en aquella provincia.