El acusado, de 69 años, confesó que abusaba de la nena.

Un sujeto de 69 años fue condenado por la jueza Silvina Rosso de Balanza (Sala III, Cámara Penal) a 7 años de cárcel, por manosear y abusar de una nena durante 3 años, cuando iba al negocio que tenía en la casa de su hija en Pocito. Todo se descubrió un día de 2016, cuando su propia hija lo sorprendió en su dormitorio intentando violar a la nena, por entonces de 11 años, y lo denunció en la Policía. La pena impuesta por la juez, fue la misma que acordaron el fiscal José Eduardo Mallea y el defensor Oscar Adárvez. Según la investigación, todo pasaba cuando la niña iba al comercio a sacar fiado. Entonces el acusado, Misael Castillo, atendía a todos sus clientes y a ella la dejaba para el último, cerraba las puertas y abusaba de ella. Castillo se declaró impotente y hasta dijo que ella lo buscaba, pero las pruebas le jugaron en contra.