La primera. Emiliano Luis Heredia (izquierda) y su cuñado Leandro Ariel Calderón, recibieron ayer su primer castigo por robar.


El juez Maximiliano Blejman (Sala III, Cámara Penal) condenó ayer a Emiliano Luis Heredia (23) a 9 años de cárcel y a su cuñado Leandro Ariel Calderón (21) a 8 años de encierro, porque consideró que ambos más un hermano de Heredia (tenía 16 años) y otro chico de 13 años, perpetraron un violento robo con dos revólveres, una tumbera y dos cuchillos contra los serenos (uno salió muy herido) de dos barrios que se construían en Meglioli entre las calles 4 y 5, Rawson, la madrugada del 26 de junio 2015. Esa vez todos fueron atrapados.

El magistrado calificó los delitos como robo agravado por el uso de arma blanca y arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo probarse. El fiscal José Eduardo Mallea pidió el mismo castigo que les aplicaron ayer a los acusados, pero por otros delitos: robo agravado por ser en poblado y en banda, ser cometido con arma blanca y armas de fuego cuya aptitud no pudo probarse (los revólveres no fueron secuestrados). Y consideró que debían ser castigados por tenencia y uso de un arma de guerra apta para el disparo, pues un perito estableció que esa escopeta casera sería para efectuar disparos.

Luego de cuestionar la acusación, Gustavo De la Fuente y Claudia Flores pidieron un mínimo de pena por el delito de robo simple para su cliente Heredia. Y el defensor oficial un castigo para Calderón, pero por encubrimiento.