La Policía detuvo en la ciudad mendocina de San Rafael al dueño de los perros que murieron encerrados en un auto con temperaturas superiores a 33 grados.

El hombre, identificado como Roberto Ojeda, fue apresado en el marco de una causa por maltrato animal.

El hecho ocurrió el sábado pasado, en medio de una jornada de intenso calor, cuando una persona vio que los perros estaban encerrados y muertos en un auto.

El vehículo estaba en las inmediaciones del Parque Hipólito Yrigoyen, donde montaron un "fan zone" para seguir el Mundial de Qatar.

Las autoridades creen que el hombre asistió al lugar para ver el partido entre Argentina y México y dejó a los perros en el interior del vehículo durante horas. Uno estaba en el baúl.

Según medios locales, el hallazgo de los animales muertos quedó registrado por la cámara de una persona que pasó y vio como el dueño del vehículo abrió el baúl y lo cerró rápidamente, cuando observó que los dos perros estaban totalmente inmóviles.

Al parecer, el detenido admitió que el hecho se trató de un olvido, y deberá enfrentar la causa que prevé una pena de 15 días a un año de prisión.

Desde la Sociedad Protectora de Animales lamentaron “lo que este mal parido hizo con los perros este sábado” y felicitaron “a quien hizo la denuncia y a la Justicia por actuar rápido”, dijo su presidente Sandra Carrieri.