Mónica Cantillana tiene 47 años y hace 29 que vive en Argentina, es chilena y es una de las sobrevivientes de la tragedia de Turbus en Horcones. En declaraciones al diario chileno Las Últimas Noticias la mujer contó su experiencia e hizo especial hincapié en la presencia de uno de los nenes que fallecieron en el incidente.

 

"Llegué casi una hora antes al terminal de Mendoza pero me subí al bus tres minutos antes de partir. Me senté en el asiento 22, en el lado izquierdo, pasillo. Ese fue el lado que volcó. Me até el cinturón porque la pasajera que iba en la ventana me dijo yo me lo abrocho por si acaso . Fue por inercia, antes nunca me lo abrochaba", dijo en la nota de la periodista Valentina Espejo.

 

En su relato continúa diciendo: "Pusieron la película Como si fuera la primera vez . Me puse los auriculares y me quedé dormida. Luego de una hora desperté y el televisor estaba apagado. La única bulla era el llanto de un bebito que se despertaba a cada rato, que iba con su mamá y otra señora". 


La mujer aseguró que "los pasajeros le gritaban al chofer que bajara la velocidad y él no hacía caso". De acuerdo a su testimonio el micro empezó su loca carrera en cuanto salió de la terminal. "De vez en cuando nos sacudíamos en los asientos y yo me agarraba del brazo del asiento, porque iba tan rápido que algunos bolsos se caían al piso", señaló.

 

"Al rato hubo un estadillo y gritos ¡Volcamos, agarrense que volcamos! , dijo el chofer. El micro se arrastró y giró en la ruta. En algún momento estuve inconsciente. Después me incorporé, saqué mi teléfono y puse la linterna. No se escuchaba el bebé. Yo alumbraba con la linterna a ver si lo encontraba, pero sólo vi una de sus zapatillas en mi pie", dijo respecto al dramático momento.

 

Una vez que se sacó el cinturón junto a su compañera de asiento salieron del micro por las ventanas rotas y recibieron ayuda casi de manera inmediata, según indicó.

 

Volvería a viajar en Turbus

"Cuando estábamos sentados en la orilla de la ruta esperando las ambulancias vi al chofer y al auxiliar afuera del micro en la parte delantera. Estaban shockeados, llorando. El auxiliar trataba de contener al chofer", manifestó Mónica, respecto a los momentos posteriores a salir del ómnibus de la empresa chilena.

"Tengo que volver a subirme a un bus porque mi familia vive en Chile y tengo que verlos. No puedo encerrarme acá porque me volqué en un micro. No sé si me vuelva a subir a un Tur Bus, puede ser que sí o no, pero viajaré de día la próxima vez", dijo a lo que será su vida después de esta trágica experiencia. 

"Si no hubiera tenido el cinturón probablemente estaría entre los muertos. Yo sabía el peligro de la ruta y las curvas. Hace 29 años que viajo en Tur Bus y nunca tuve una mala experiencia", puntualizó.

 

Fuente: MDZ