Florencia Abril Di Marco, de 12 años, que nació en Mendoza y fue asesinada en San Luis, fue violada por Lucas Gómez, su padrastro, según los resultados de las pruebas de ADN que, ayer por la tarde, recibió la jueza María Virginia Palacios.

 

Esto no hace más que ratificar lo ya expuesto por la magistrada en el auto de prisión preventiva y que llevó al hombre al penal de máxima seguridad de Pampa de las Salinas de la Botija, donde se encuentra aislado del resto de la población penal. En diálogo con los medios la jueza tras confirmar haber recepcionado el informe pericial aseguró que "puedo decir que han dado positivo en relación con el imputado".

 

Florencia, fue doblemente violada, tras lo cual, su padrastro la ahorcó, para finalmente tirar el cuerpo en un arroyo en la zona de El Saladillo, a poco más de 50 kilómetros del centro de San Luis.

 

En su "coartada" el hombre, también mendocino y de 32 años, estuvo, a las 7,  cerca de la escuela donde concurría la menor, lugar al que volvió a la hora de salida de los alumnos, es decir a las 12.30, preguntando por Florencia que nunca había ingresado al establecimiento. Después hizo dos denuncias por desaparición de personas y mientras se multiplicaba la búsqueda, el cuerpo de la adolescente, fue encontrado debajo de un puente.

 

Lucas Gómez fue detenido, se abstuvo de declarar ante la Justicia y terminó siendo acusado de los delitos de abuso sexual agravado por su calidad de guardador, homicidio "criminis causa" y medir circunstancia de violencia de género.

 

Fuente: Los Andes