Familia destruida. A la izquierda, William Paredes, el changarín que mató a su hermano Cristian (a la derecha) porque, al parecer, salió con su mujer.

No para de llorar. Se acuerda de lo que pasó aquel fatídico 8 de julio pasado y el lamento se apodera de su cuerpo. Está completamente arrepentido. Así vive sus días en el Servicio Penitenciario William Paredes (22), el changarín que mató a su hermano Cristian (27, apodado "Bichito") de un cuchillazo en la espalda, al parecer, por una infidelidad.

Debido a su evidente estado de depresión, Horacio Merino, abogado de "Willy", le recomendó que se abstuviera de declarar. Y así lo hizo en la mañana de ayer: se presentó en Tribunales y guardó silencio ante el juez Martín Heredia Zaldo, titular del Cuarto Juzgado de Instrucción, quien le imputó el delito de homicidio simple, que contempla una pena de 8 a 25 años de prisión, indicaron fuentes judiciales.

"Por el momento no está en condiciones personales de hacerlo. Su salud mental no se lo permite", sostuvo el letrado, y agregó que pedirá atención psicológica para su defendido, a los fines de que pueda superar ese lamentable estado. Así, espera que con la ayuda de profesionales "digiera el tema y levante su ánimo" para que recién pueda prestar declaración siguiendo la línea de su estrategia.

Quien entró en escena y sí declaró fue Ana Ochoa, pareja del asesino y supuesto móvil de la discordia entre los hermanos.

"¿Por qué me "gorreaste"? Te voy a matar hijo de p...". Eso le dijo William a "Bichito" antes de sacarle el cuchillo tipo carnicero que guardaba bajo su cinturón y clavárselo en la espalda. Fue a eso de las 19, mientras festejaban el cumpleaños de unos sobrinitos en la casa de su padre, frente al cementerio de 25 de Mayo. Al parecer, la relación de ambos estaba caldeada porque William se había enterado que su hermano lo había engañado con su mujer.