Procedente de barrio Bajo Pueyrredón, la madre de solo 19 años acudió desesperada a que la ayudaran, porque su hijo se ahogaba. Los policías lo hicieron con presteza y evitaron que el niño perdiera la vida.

Camino al hospital, y para alivio de la madre, comprobaron que el pequeño había restablecido sus signos vitales; ya internado en el Hospital de Niños siguen de cerca su evolución.