La familia de Agustín Leonel Rivas, de 18 años, los buscaba por cielo y tierra ya que habían perdido contacto con él desde el martes al mediodía.
 

 

El joven mendocino llegó a San Juan con su primo Gino Caperón, de 25 años, con el objetivo de entrar a trabajar a una empresa minera. Según la madre de Agustín, su primo le mintió y estaba en la Terminal para volver a Mendoza.
 

Por su parte, fuentes policiales confirmaron que el muchacho fue detenido el martes luego de haber robado $2.000 en un kiosco capitalino.
 

En este sentido, según las fuentes, dos personas oriundas de Mendoza estuvieron tras las rejas y fueron liberadas este jueves pero quedaron vinculado a un hecho de Flagrancia.