Cerca de las 10 de este miércoles, se presentó en el ingreso del country club de Amancay, en Santa Lucía, una comitiva policial para proceder a la detención del médico oftalmólogo, Oscar Kerman, luego de la orden judicial emanada bien temprano por el juez Andrés Abelín, dando lugar al pedido de los fiscales de la UFI Cavig. 

Luego de las actuaciones de rigor, sacaron al médico y lo subieron en un vehículo de la policía (sin identificación de la Fuerza) para luego ser trasladado. No tenía esposas, salió cabeza gacha, con campera negra, zapatillas y barbijo blanco.  Luego de esperar al fiscal, fue llevado cerca de las 11.15 a la Comisaría 5ta, donde permanecerá detenido hasta que resuelva el juez.

En el asiento trasero, detrás de conductor, se lo ve a Kerman

Los fiscales habían insistido en el pedido de detención entendiendo que  existe un peligro cierto de que obstaculice la causa o se fugue ante la reiteración de denuncias por presuntos abusos sexuales contra pacientes: ayer ya sumaba 7 acusaciones (en las últimas horas habría ingresado una octava denuncia).

Kerman, al medio, mirando hacia el lado que no apunta la cámara.

Según fuentes judiciales, esa reiteración de episodios ya modifica la escala penal de los delitos investigados, que elevarían el máximo a 28 años (el mínimo es 6 meses) y al cabo de un juicio es posible que reciba una pena de cumplimiento efectivo.

Tras la detención, el fiscal Eduardo Martínez aseguró al programa 'Demasiada Información' (@demasiadainfosj) de radio Sarmiento que el profesional se encuentra detenido por 72 horas y que después se eso se podría definir su prisión preventiva.

Además indicó que, las 7 denunciadas realizadas hasta el momento son de características similares. "Mujeres, que tuvieron contacto con el denunciado en contexto de atención profesional y de edades que rondan entre los 20 y los 40 años", detalló sin dar mayores detalles por cuestiones vinculadas a la investigación.

La casa del oftalmólogo

El caso

El episodio más antiguo denunciado -explicaron- data de principios de 2018. El último se conoció el jueves de la semana pasada, y fue el primero de la seguidilla que hoy complica al profesional. El fin de semana, el fiscal Eduardo Martínez había pedido el arresto de Kerman, pues hasta ese momento ya contaba con cuatro denuncias. Pero el magistrado rechazó ese planteo, porque entiende que al médico puede caberle en el futuro una condena sin encierro (en suspenso) pues el delito que le atribuyen es abuso simple, además de considerar que no se fugará ni entorpecerá la investigación, pues fue él mismo quien ofreció los registros de cámaras de seguridad de la Clínica Santa Lucía, donde trabaja, precisaron fuentes judiciales.

En lo básico, los pesquisas judiciales aludieron a que la mayoría de las mujeres (varias de ellas pacientes suyas) coinciden en un cierto modus operandi: cuando la consulta ya termina, se acerca para despedirlas pero entonces intenta besarlas y en varios casos aluden haber sido besadas y manoseadas.