Durante la última Nochebuena, Mariela González decidió terminar la discusión por celos con su novio por celos yéndose a dormir. Sin embargo, en lugar de apaciguar los ánimos, lo que hizo fue despertar aún más la furia del hombre, quien descargó toda su violencia contra ella y la despertó literalmente a los golpes.

 

Todo ocurrió en el barrio Zeballos, en Florencio Varela. "Sentí que me mataba, no podía respirar, la sangre manaba de mi boca, me había resignado, este es mi fin pensé….", describió la mujer de 40 años al portal El Radar del Sur.

 

Según detalló, estaban en pareja desde hacía un año y medio aunque en el último tiempo, el hombre la cuestionaba por un trabajo que había conseguido de noche, que consistía en cuidar a una abuela. "No me creía. Discutimos, le dije que no iba a seguir peleando, me fui a la cama. Me quedé dormida y de repente los golpes me despertaron, él estaba sobre mí, me pegaba una y otra vez. Trató de ahorcarme, de una piña me sacó dos dientes, la sangre me ahogaba, me arrastró hasta la cocina, en el piso subió sobre mí y me apretó con fuerza la garganta", prosiguió.

 

Todo ocurrió en apenas minutos.Los suficientes para desfigurarla y por el nivel de violencia, Mariela está segura que el objetivo era matarla. Hoy está viva de milagro. En medio del ataque, le vino la imagen de sus hijos a la cabeza. Con las pocas fuerzas que le quedaban se defendió y lo empujó. "Se resbaló con mi sangre, lo volví a empujar y pude salir corriendo a pedir ayuda", detalló.

 

Si bien pudo salir corriendo para buscar ayuda, el hombre logró escapar. Aún permanece prófugo.

 

Fuente: Infobae