Emilce Guzmán, su pareja José Cuello y el pequeño hijo de ambos. De los tres, la mujer es la que más grave se encuentra, informaron en la Policía.


El cabo de Policía que la noche del sábado atropelló a una familia y provocó el aborto de la mujer, embarazada de 7 meses, no será culpado penalmente por interrumpir la gestación. Varias fuentes consultadas por este diario indicaron que el aborto culposo (como el que habría ocurrido en este caso) no está previsto como delito en el Código Penal. En cambio, sí podrá responder por las lesiones a la mujer, a su pareja y al nene de ambos, y ser responsabilizado en la Justicia Civil por la pérdida del feto, es decir eventualmente un juez podría ordenarle indemnizar a la familia por la terrible pérdida.

El policía en cuestión es Alejandro Exequiel Guzmán (37) y es hijo de uno de los altos mandos de la Plana Mayor de la Policía, el comisario general José Guzmán, jefe de la Dirección de Operaciones, más conocida como D-3, dijeron fuentes policiales y judiciales.

El sábado a eso de las 23,20, Guzmán transitaba de Este a Oeste por Paula A. de Sarmiento (Caucete) en su Fiat Tipo. Iba a cumplir un servicio adicional en el OSSE de Caucete, pero a poco de pasar las vías del ferrocarril, no pudo evitar a una familia que se atravesó sorpresivamente.

Eran José Cuello (22), su pareja Emilce Guzmán (21, embarazada de 7 meses) y el hijo de ambos, de 1 año y 7 meses. La joven pareja con el pequeño intentaban cruzar Paula A. de Sarmiento rumbo al Norte, pues iban a su casa en el barrio Industrial.

La versión que maneja la Policía es que la joven pareja aceleró el paso para evitar un auto que circulaba en sentido contrario al policía, sin percatarse de que este último también se acercaba a ellos. "Al parecer ni ellos vieron el auto ni el policía los pudo ver a tiempo", dijo un jefe policial, que además reveló que el resultado del dosaje de alcohol en Guzmán dio negativo.