Un nene de 7 años perdió al menos una muela luego de recibir una trompada de su tío, dijeron ayer fuentes policiales. En la policía esperaban ayer el resultado final del médico legista sobre las lesiones en el menor para informarle en detalle a un juez, quien resolverá si ese sospechoso debe o no terminar tras las rejas. Las primeras averiguaciones sobre la situación del niño, revelan además que sufría continuos hechos de violencia por parte de los parientes que lo tenían a cargo, ya que de su padre nada se sabe y tampoco de su madre (supuesta prostituta). Ninguno se presentó para conocer su estado de salud en el Hospital de Niños y tampoco a denunciar en la seccional 6ta. de Rawson, al mando del comisario Adolfo Jofré, dijeron fuentes policiales. Por ahora, todo indica que el menor irá a parar a un hogar de la Dirección de la Niñez.

Todo se descubrió el lunes en la noche cuando el niño salió de la casa donde vivía con varios familiares suyos en Amán Rawson y Monseñor Orzali, en la Villa Cenobia Bustos, Rawson, para pedirle, herido, ayuda a un vecino. Entonces el caso llegó a la policía, con una primera versión que apuntaba a que un tío del nene (de apellido Castro) le había dado una violenta trompada por romper una taza.

Cuando supo del caso la asesora de menores Patricia Sirera, pidió una investigación inmediata. Así, los policías encararon una encuesta vecinal y las primeras conclusiones no favorecen para nada a los parientes del niño. Es más, en la policía hablan de abandono, porque el nene deambulaba y en la casa habría sido víctima de agresiones físicas y psicológicas.

Ayer circuló la versión sobre que el menor perdió varios dientes, pero en la policía dijeron que oficialmente sólo conocían de la pérdida de una muela y que esperaban el informe del médico legista.