Rosa Acuña, de 25 años, fue el sábado 1° de septiembre a la noche a una reunión en la casa de su comadre en la ciudad de Trelew. Unas horas después había sido golpeada, violada en grupo y prendida fuego cuando todavía estaba con vida. "Siento angustia, bronca, tristeza. Me dejaron con un vacío enorme", dijo su mamá, Claudia, a los medios locales.

 

Su cuerpo carbonizado fue encontrado recién el lunes en un descampado cerca del parque industrial. Un día después detuvieron a la dueña de la casa donde se cometió el crimen y para el final de la semana la policía demoró a otras tres personas: un hombre y dos mujeres vinculados con el hecho.

 

 

"A mi hija la violaron. La golpearon porque se resistió y por ese motivo la quemaron como a un perro", relató la mujer en diálogo con Radio 3 Cadena Patagonia. De acuerdo a la reconstrucción de los investigadores, la chica fue obligada a tener relaciones sexuales con varios de los que estaban presentes en la reunión y, como se negó, la sometieron a golpes. "La desmayaron y ahí abusaron de ella", afirmó su mamá.

 

Tras las detenciones, buscan ahora el vehículo donde trasladaron a la víctima todavía con vida. En la casa de una de las detenidas secuestraron ropa, un camisón, un bidón y otros elementos que ya fueron incorporados al expediente.

 

“Este es un caso muy complejo, había muchas versiones, pero el aporte de vecinos, también de la Guardia Urbana, todo esos datos sumaron y hoy nos permite ir cerrando un caso de muy difícil resolución en un principio”, manifestó Felipe González, jefe de la Unidad Regional Trelew de la Policía.