Es un fallo que sentará precedente para los tribunales inferiores y zanjará una vieja polémica: si corresponde o no volver a meter preso a un acusado que llega en libertad al juicio, es condenado e inmediatamente detenido a pesar de que la sentencia no está firme.

La decisión de encarcelar imputados libres la tomaron los jueces de la Sala I de la Cámara Penal en dos casos resonantes de homicidios apenas concluyó el juicio con el castigo más severo. En el último de esos debates, la defensa reclamó ante la Corte porque consideró ilegal la medida (dijo que es un anticipo de pena) porque aún no se definía si ese fallo sería confirmado.

Pero al analizar el caso, la Corte confirmó que es legal volver a encarcelar a un sospechoso por varias razones, entre las que destacó: ‘la prisión dispuesta no es a título de pena, sino como medida cautelar ante el peligro de fuga que importa la sanción impuesta’.

La propia situación del imputado que deja de ser un simple procesado a estar condenado: ‘la presencia de una condena, si bien no firme pero sustentada en un juicio certeza sobre su responsabilidad, debilita la presunción de inocencia’.

Para los ministros Adolfo Caballero, José Abel Soria Vega y Angel Humberto Medina Palá, hay otro argumento de peso: ‘no cabe perder de vista que la sociedad tiene derecho a que las sentencias judiciales se cumplan y hagan efectivas’, dijeron.

El inédito fallo surgió del juicio contra Claudia Mercado (26) y su expareja Jorge Luis Olmos (27). El 9 de agosto de 2016, los jueces Raúl José Iglesias, Silvia Peña Sansó de Ruiz y la subrogante Silvina Rosso, los condenaron a perpetua. A ella por matar con alevosía a Gisel Alaniz (20) asestándole un cuchillazo por la espalda el 23 de octubre de 2011, en Pocito.

Y a él por participación principal, por pasarle el cuchillo para el crimen. Fueron liberados al vencer el plazo de 3 años de prisión preventiva sin sentencia. Llegaron libres al juicio y para sus defensas debían seguir así, porque no era caso cerrado. Pero la Corte confirmó el fallo de la Sala I en su totalidad.