Un jornalero comenzó hoy a ser juzgado por el juez de la Sala I de la Cámara Penal, Juan Carlos Caballero Vidal (h), acusado de haber violado por un lapso aproximado de un 1 año a su propia hija desde que tenía 14 años y cuando tuvo 15 quedó embarazada a causa de esos ultrajes. La niña, sin embargo, perdió al bebé en un aborto espontáneo con 8 meses de gestación, en enero de 2018, mes en el que se denunció el caso cuando la pareja discutía y la menor decidió contar todo.

El acusado se negó ayer a declarar, pero quien era su pareja y madre de la niña lo complicó con su testimonio. Una hermana del detenido intentó favorecerlo.

Todo pasó en Angaco. Según la acusación, el jornalero vivía con una tía de la menor abusada y, a la vez, mantenía una relación de pareja con su cuñada, de la cual nació la niña abusada.

Cuando se separó de su mujer, se fue a vivir con la madre de la niña y fue ahí que comenzó a abusar de ella. Primero la llevó a una finca, la menor se resistió y él prometió no hacerlo nunca más. Incluso la niña le dijo a su madre y la mujer quiso denunciar, pero la menor le dijo que no para no perder contacto con sus hermanos por parte de padre.

Después de unos meses, volvió a insistir pero esa vez la violó y no dejó de hacerlo hasta que tuvo 15 años y quedó embarazada.

Mañana podría haber alegados y el juez podría dar su veredicto.